jueves, 20 de octubre de 2016

Trifle de mascarpone, plátano y dulce de leche

Esta va a ser una entrada muy dulce. Advierto de posible muerte por sobredosis de azúcar. Y es que este mes el desafío dulce era un trifle. Sin mas requisitos que poner al menos 5 capas, una de ellas con crema.
Para los profanos en la materia, un trifle es un postre de origen ingles. Está formado por varia capas. En sus orígenes se utilizaba principalmente bizcocho, fruta y crema custard (una especie de natillas) pero a lo largo de los años ha ido evolucionando y admite casi de todo (nata, gelatina....) la gracia que tiene es que se presenta en un recipiente transparente donde se ven todas las capas, con lo que es un postre muy vistoso. Originalmente se presentaba en un gran recipiente de cristal, aunque ahora también se puede presentar en recipientes más pequeños. ¡Una de las cosas que más me ha costado ha sido encontrar dónde presentarlo! Yo quería vasos individuales, pero todos los que tenía por casa me parecían pequeños. Y las copas que utilizo para postres no eran o suficientemente altas. Hasta que vi estos vasos que tengo guardados en el txoko.

Respecto a la receta en si...se me ocurrieron muchísimas ideas, todas con una pinta estupenda, pero como tenía un bote de dulce de leche se me ocurrió esta que ahora publico. Es una idea propia basada en una tarta banoffe. Pero me pareció que estaría más rica con bizcocho de chocolate. Y para la crema necesitaba algo un poquito más elaborado que nata montada, así que decidí que una crema mascarpone le quedaría perfecta, además de que, para mi gusto, es mucho más rica que la nata.

Ingredientes para 4 vasos:

4 plátanos
Un bote de dulce de leche

Bizcocho de chocolate

1 huevo grande
85g de azúcar
30ml de leche
95ml de aceite de girasol
85g de harina
25g de cacao puro sin azucar (no queda igual si utilizamos colacao, cacao a la taza o cualquier otra cosa)
4g de levadura química
1 pizca se sal

Crema mascarpone

250g de queso mascarpone
2 claras de huevo
160g de azúcar

Pasos

En primer lugar vamos a preparar el bizcocho. Lo mejor es prepararlo un día antes para que de tiempo a que se enfríe y poder manipularlo más cómodamente

Batir los huevos y el azúcar a velocidad media hasta que la mezcla empiece a blanquear. Bajar la velocidad e incorporar la leche. Incorporar el aceite y seguir batiendo hasta que quede una mezcla homogénea.
Tamizar la harina y el cacao y juntar con la levadura y la sal. El cacao hay que tamizarlo con mucho cuidado, sin agitar con demasiada fuerza, si no queremos acabar con cacao hasta el el techo. Incorporar poco a poco y a velocidad baja. Seguir batiendo lo justo para que se mezclen bien todos los ingredientes.
Precalentar el horno a 200º. Mientras tanto forramos un molde cuadrado con papel de cocina y lo rellenamos con la mezcla

Cuando el horno haya alcanzado la temperatura, introducir el molde y bajar a 180º
Hornear una media hora, hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio. Sacar del horno y dejar enfriar en una rejilla

A continuación hacemos la crema mascarpone
Batir las claras a punto de nieve, preferiblemente con ayuda de unas varillas eléctricas o un robot de cocina. Cuando las claras hayan doblado de volumen, incorporar poco a poco el azucar. Seguir batiendo hasta que estén bien firmes
Batir el queso mascarpone, que deberá estar a temperatura ambiente. No hay que batirlo demasiado, sino ablandarlo para que sea más fácil de mezclar con el merengue

A continuación añadir poco a poco las claras montadas, utilizando movimientos envolventes para intentar que la mezcla baje lo menos posible. Cuando el mascarpone y el merengue estén bien integrados, tenemos la crema lista y podemos pasar al montaje

Para el montaje necesitamos tener el bizcocho de chocolate cortado en cubitos. El tamaño depende un poco del recipiente utilizado. Para mis vasos corté cubos de unos 2 cm. 

Ponemos una capa de bizcocho, intentado que cubra bien todo el fondo del vaso y que las paredes queden bien cubiertas. Es importante tener una buena base para asentar todas las capas, si queremos que se vean bien. A continuación añadir medio plátano cortado en rodajas. 

Encima ponemos dulce de leche al gusto de cada uno. Yo soy super golosa así que puse una buena capa (además, se tiene que ver....) Para poder extenderlo fácilmente por el vaso, yo recomiendo calentar unos 10 segundos en el microondas la parte que vayamos a utilizar.

Añadir una capa de crema mascarpone. Si se es muy habilidoso, se puede hacer con una cuchara. Como yo no lo soy utilicé una manga pastelera.
 
Repetimos la misma operación (capa bizcocho, plátano, dulce de leche y mascarpone) y adornamos con unas migas del bizcocho de chocolate

Lo dejamos enfriar un par de horas en la nevera
A que es bonito....pues está igual o más rico. Eso si, aviso que es un postre contundente. Sólo mi hermano consiguió zampárselo entero, a mi me duró medio para la merienda

Todos los meses espero con ganas a a publicación de todas las recetas del grupo, pero este mes lo estoy esperando con ganas, porque este postre da mucho de sí y seguro que hay cosas super chulas y super ricas. ¡No os las perdáis!


Por último quería comentar una anécdota con la receta de este mes. Antes de decirnos lo que nos va a tocar hacer, se suelen publicar una serie de pistas por facebook para que los más avispados adivinen la receta. Según mis compañeras este mes era muy fácil. Sobre todo por esta pista

Teniendo en cuenta todos mis años de jugadora de Counter Strike y que este es mi avatar en Steam... 

Me pasé un par de días haciendo juegos de palabras con las palabras te y fusil. Totalmente frustrada porque no me salía nada y viendo que cada vez más gente adivinaba la puñetera receta. hasta que así de repente me vino la inspiración. Creo que fue un poco por la combinación del resto de pistas y porque alguien había dicho que era un postre ingles.... Trifle = te + rifle (aunque lo de la foto sea un bonito M16) Casi muero por culpa de la supuesta pista...¡pero al menos acerté! (ha sido la segunda vez en todos los años que llevo en el grupo) Y ahora ya si que me despido y os dejo disfrutar de vuestros trifles



martes, 20 de septiembre de 2016

Kammuneya

Una vez más estamos a día 20. Y por tanto toca la receta del grupo de desafío en la cocina. Este mes algunos blogeros lo van a pasar mal...porque el tema es un poquito especial...¡casquería! El honor se lo debemos a las hermanas Nina y Mila, que también nos hicieron sudar con los macaroons
Por suerte, no voy a sufrir mucho. Porque la casquería me gusta bastante, aunque no es algo que por aquí se coma demasiado. En mi casa se suele preparar bastante la lengua en salsa y el hígado. Así que estas eran mis dos opciones principales. Al final me he decidido por el hígado, pero para ser un poco original, en vez de prepararlo como siempre, me he decidido por hacer Kammuneya, una receta que encontré googleando cuando nos propusieron el tema. Me ha gustado porque es una receta sencillita, con pocos ingredientes pero que queda muy rica. Así que os animo a prepararla.

Ingredientes para 2 personas:

400g de hígado de ternera en filetes
400g de tomate triturado
1 cebolla
3 dientes de ajo
1 cucharada de comino en polvo
Pimienta negra
Aceite de oliva

Pasos

Troceamos la cebolla en dados muy pequeños.
Troceamos los filetes de hígado

A continuación doramos la cebolla y el ajo en una cazuela con un buen chorro de aceite
Cuando empiecen a dorarse, añadimos los filetes de hígado. Removemos y cocinamos un par de minutos

Añadimos el tomate triturado, el comino, una pizca de pimienta y sal. Removemos todo
Dejamos cocer unos 15 minutos...listo para servir


Ya que la casquería no es algo que coma muy a menudo, y ya que además siempre suelo preparar lo mismo, estoy deseando ver el resto de recetas del desafío. Seguro que voy a descubrir un montón de ideas muy interesantes



sábado, 10 de septiembre de 2016

Yogur de frutos del bosque



Vamos con una receta sencilla, pero no por eso menos apetecible. Hace ya bastante tiempo que publiqué mi receta básica de yogur. Desde entonces estoy sacando chispas a mi multidelice (versión pro de la yogurtera de toda la vida)
Lo más sencillo sería usar esencias y aromas, pero no las suelo utilizar mucho, ni en yogures ni en cocina en general, porque me parece que el sabor es un poco artificial. Así que como es común en mí, me he dedicado a experimentar todo tipo de sabores y mezclas extrañas Unas con más acierto que otras. Esta que traigo hoy me gusta mucho. Queda un yogur con un ligero sabor a frutas del bosque. Si se desea más sabor sólo hay que añadir un poco más de infusión pero para mí así es perfecto.


Ingredientes

700 ml de leche fresca (o la capacidad de vuestra yogurtera)
1 yogur cremoso o griego
4 medidas de infusión de frutos rojos o frutos del bosque
60 g de azúcar (unas 4 cucharadas)

Pasos

Calentar la leche en el fuego o al microondas justo antes de que llegue a hervir. Echar la infusión directamente en la leche y dejar infusionar unos 10 minutos
Colar la leche y dejar reposar hasta que esté templada (unos 40º). Incorporar el yogur y el azúcar y remover hasta que todo esté perfectamente integrado
Repartir la mezcla en los botes de la yogurtera. Programar 8-9 horas y a disfrutar de un buen yogur casero

domingo, 4 de septiembre de 2016

Pastel de remolacha y espinacas

En verano, con el calor, lo que menos apetece es andar enciendo el horno o comer caliente. Por eso yo aprovecho a hacer mucha ensalada y mucho pastel de verduras. Este es uno de ellos. Está muy bueno y es muy ligero, así que entra genial como primer plato en los días de mucho calor. Además resulta super vistoso con los colores de la remolacha y las espinacas
Estos pasteles fríos de hacen con gelatina. Yo voy probando la cantidad un poco a ojo hasta conseguir la consistencia que me guste. Por lo general me gusta dejarlos un poco blanditos. Si os gusta una textura más consistente, añadir una o dos hojas más de gelatina a cada parte del pastel



Ingredientes:

500g de espinacas
2 remolachas hervidas
500 ml de leche evaporada (se puede sustituir por leche)
4 quesitos
20g de gelatina en hojas

Pasar por la batidora la remolacha junto con la mitad de la leche evaporada.
Poner la mitad de las hojas de gelatina en agua, unos 5 minutos, hasta que se ablanden. Calentar en un cazo con unos 10 ml de agua hasta que la gelatina esté completamente disuelta, pero sin que llegue a hervir. Añadir a la mezcla de la remolacha



Volcamos la mezcla en un recipiente rectangular. Para facilitar el desmoldado yo pongo una tira de papel de horno o de aluminio que vaya de lado a lado del molde. No hace falta cubrir los 4 lados, se trata de dejar que el papel sobresalga por los lados más estrechos del molde, para poder tirar de ellos y desmoldar más fácilmente.

Meter en la nevera mínimo 2 horas, hasta que veamos que tiene cierta consistencia y se puede añadir las espinacas sin que se mezclen

Hervir las espinacas. Escurrir muy bien para quitar toda el agua posible. Pasar por la batidora junto con los quesitos y la mitad de la leche evaporada.
Repetir el mismo proceso con la gelatina que nos queda y añadirla a la remolacha. Incorporamos esta mezcla al molde con la espinacas y volvemos a meter en la nevera, esta vez unas 4 horas para que se solidifique por completo.

Ya sólo queda desmoldar con cuidado. Yo suelo pasar un cuchillo por las paredes del molde y me ayudo de las tiras de papel con que habíamos cubierto el molde. Lo pasamos a una fuente y ...¡listo!

lunes, 20 de junio de 2016

Lamingtons de zanahoria con crema de queso y chocolate blanco

Como todos los 20 del mes, nos toca la receta del desafío. ¡Este mes es un poco especial, no tenemos una sino 5 recetas! Si, 5 recetas dulces distintas que podéis mirar aquí mismo. El tema es postres individuales

Por supuesto, la receta no se elige, nos apuntamos a varios meses del año y salieron 5 grupos ¿Y cual me ha tocado? ¡Lamingtons! ¿Te estás preguntando qué es eso? Entonces eres de las mías. Yo no conocía este dulce hasta el mes pasado. Son unos bizcochos cuadrados bañados en chocolate y cubiertos de coco típicos de Australia. Fácil, ¿verdad?  Pues lo cierto es que en mi caso ha sido una receta un poco accidentada. En primer lugar decidí hacer un bizcocho de zanahoria, y en vez de usar mi receta infalible (que algún día publicaré) decidí usar la del libro Clandestine Cake Club. ¿Porqué? Porque mi receta infalible es un bizcocho super bueno pero super blandito y esponjoso, y me dio miedo que se me rompiera al hacer los cubos. Cual fue mi (desagradable) sorpresa, cuando estaba con el bizcocho a medio hacer y me doy cuenta de que en el libro no ponía la cantidad de aceite a usar. Pasado el momento de pánico y el de acordarme de toda la familia de la editorial, no me quedó otra que repasar las cantidades de los otros ingredientes y ponerlo a ojímetro. Y cruzar dedos para que saliera algo parecido a un bizcocho. Por suerte el bizcocho salió perfecto. Y muuuuy bueno (aunque no tanto como el de mi receta infalible)


Segunda fase, el baño de chocolate....pues a mi me dio por hacerlo con la crema de queso. Porque quería que el baño fuera de algo con color y no tenía colorante para chocolate...y porque me encanta la crema de queso y me pareció que sería menos empalagoso utilizarla para cubrir el bizcocho y el chocolate para el relleno. Tenía mis dudas sobre si no sería muy complicado bañar el bizcocho...y acerté. Sí que queda muy bueno, pero me costó muchísimo cubrir los bizochitos de las narices y bañarlos en coco si llenarlos de dedos fue misión imposible. El resultado se puede ver en las fotos. Al final me quedaron coloridos y muy ricos, pero bonitos...pues no demasiado. Y aquí dejo la receta por si algún valiente decide intentar repetir

Ingredientes para un molde cuadrado de 15 cm:

Para el bizcocho de zanahoria

50g de pasas
50g de nueces picadas
Zumo de 1 naranja
100ml de aceite de girasol
85g de harina integral
85g de harina
160g de azúcar moreno
2 huevos grandes
125g de zanahoria pelada y rallada
1 cucharadita de canela
1 cucharadita de levadura
Una pizca de sal

Para la crema de queso

200g de queso de untar
350g de azúcar glase
40g de mantequilla
En mi caso, colorante en gel rosa y azul

200g de chocolate blanco
coco rayado


Pasos

Templar el zumo de naranja y poner las pasas a remojo 5 minutos.
Tamizar la harina y añadir la canela, la levadura y la sal
Batir los huevos junto con el aceite y el zumo de naranja. A continuación añadir el azúcar y batir unos minutos

Añadir los ingredientes secos y seguir batiendo. por último añadimos la zanahoria, las nueces y las pasas y mezclamos hasta que todo esté bien integrado



Forramos un molde cuadrado con papel de cocina y extendemos la mezcla
Introducir el el horno precalentado a 180º durante unos 40 minutos,  hasta que al pinchar el centro con un palillo, salga limpio

Dejamos enfriar unos 10 minutos y desmoldamos. A continuación lo dejamos enfriar en una rejilla. Para que sea más fácil de cortar sin que se rompa, se puede envolver en papel film e introducir en la nevera, aunque no es necesario si tenemos un poco de habilidad y un buen cuchillo



Mientras el bizcocho se enfría preparamos la crema de queso. El queso debe estar frío y la mantequilla a temperatura ambiente
Batir el queso hasta que quede esponjoso. Añadir la mantequilla y batir hasta que esté bien integrad con el queso.Esto puede llevar varios minutos. por último añadir el azúcar y seguir batiendo hasta tener una mezcla homogénea. si queremos que nuestros lamingtons queden de un bonito color, es el momento de añadir el colorante a la crema. Hay que poner muy poquita cantidad, una o dos gotas, ya que los colorantes en gel tiñen mucho. Remover un poco mas hasta que la crema tenga un color homogéneo

Cortar el bizcocho en dados. En mi caso eran pastelitos de Bilbao, saqué 9 cubos de unos 5 cm, para mi gusto un pelín grandes como pastel de bocado (que era mi idea), aunque buena cantidad para una ración y no quedarte con ganas de más

Y ahora viene la parte complicada: cubrir el bizcocho con la crema de queso, que quede algo decente y no morir en el intento. Si podéis hacer la crema de queso y dejarla unas 24h en la nevera será más manejable, aun así no es especialmente fácil. Cubrimos 5 de las 6 caras de cada cubo utilizando una espátula.

Los rebozamos con el coco y dejamos enfriar en la nevera.



Derretimos el chocolate blanco. Yo siempre uso el microondas. Se debe partir el chocolate en cachos pequeñitos e ir calentado en intervalos de 30 segundos, removiendo cada vez que lo saquemos, hasta que esté totalmente derretido



Ahora con ayuda de una espátula cubrimos la cara del bizcocho que no habíamos cubierto de  crema de queso y lo juntamos con otro de los cubos por. repetimos para todos los cubos y...listo

Ya sólo queda la mejor parte....¡comerlos!



Hace ya mucho que sólo publico con motivo del desafío, durante los meses de Julio y agosto nos tomamos descanso. Intentaré sacar tiempo y publicar alguna cosa por mi cuenta pero no prometo nada...así que igual no nos leemos hasta septiembre




viernes, 20 de mayo de 2016

Corona salada rellena de jamón, queso y nueces

Este mes es muy especial, porque...¡estamos de aniversario! Si, ya llevamos 4 años de desafíos.


Y ese mes lo vamos a celebrar con una receta salada, corona rellena. La única condición era usar una masa hecho por nosotros, no una comprada. Por lo demás...¡imaginación al poder!
Lo que podría parecer muy sencillo, sobre todo después de la tarta ópera del mes pasado, para mi no lo es tanto. Porque las masas y yo no nos llevamos demasiado bien. Aunque en esta ocasión elegí una sencillita, tipo brioche, que ha quedado muy rica.
Mi combinación no es especialmente original: jamón, queso de cabra y nueces. No está sacada de ninguna página. Me he limitado a coger cosas que me gustan y que gustan en casa. Y estoy segura de que gustan a mucha más gente porque es una mezcla que queda muy buena. Y sin mas, vamos con la receta

Ingredientes para una corona (para unas 4 personas)

Masa

125g de leche
25g de mantequilla a temperatura ambiente
15g de azúcar
7g de levadura de panadero seca
250g de harina (125g de harina normal y 125g de harina de fuerza)
1 cucharadita de sal

Relleno

200g de jamón
1 rulo de queso de cabra
50g de nueces picadas

1 huevo para untar la corona

Pasos:

En un bol mezclar la mantequilla, la leche tibia, el azúcar y la levadura. En mi caso usé la amasadora con la pala K, pero se puede hacer a mano.

A continuación añadir la harina tamizada junto con la sal y amasar con el gancho de pan unos 5 minutos. Terminar de amasar a mano un par de minutos sobre una superficie enharinada. Debemos obtener una masa ligeramente pegajosa pero manejable.

La extendemos con un rodillo hasta obtener una forma rectangular.

Extendemos las lonchas de jamón. Hay que tener el cuenta que el jamón no debe cubrir toda la masa, en la parte superior debemos dejar un borde para poder cerrar la corona.

A continuación cortamos el queso de cabra en lonchas y cubrimos la capa de jamón. Por último extendemos las nueces picadas.

Enrollamos el pan dándole forma de cilindro, cerrándolo por la parte de arriba, que habíamos dejado sin cubrir.

A continuación lo pasamos a la bandeja del horno y juntamos los dos extremos, para que tenga forma de corona
Untamos la corona con el huevo batido y dejamos reposar una hora aproximadamente.
pasado este tiempo lo introducimos en el horno precalentado a 180º durante unos 40 minutos

Lo bueno de este pan es que pega con todo, tanto dulce como salado. Yo hice el doble de masa de la qui viene en esta receta he hice otro relleno de carne picada con salsa de tomate y queso rallado (de ese no hay fotos porque me quedó muy feo) Así que partiendo de esta masa, podéis usar el relleno que más os guste
Y si queréis más ideas, no olvidéis visitar el resto de recetas del grupo. ¡Nos leemos el mes que viene!









miércoles, 20 de abril de 2016

Tarta ópera de pistacho, frambuesa y chocolate blanco

Todos los meses me propongo publicar más entradas a parte de la del desafío....y nunca cumplo. Por una cosa o por otra, llega el día 18 y me encuentro redactando a todo correr mi entrada mensual. Y este mes no es la excepción. Así que toca desvelar el secreto ¿qué desafío nos toca?....(redoble de tambores....¡tarta ópera! Para el que no la conozca, es una tarta de origen frances formada por diferentes capas. Tradicionalmente es de cafe pero no me gusta naaada. Así que he optado por una versión más libre. La combinación ha sido cosa mía, cogiendo de aquí y de allá lo que más me gusta. Por ejemplo, en vez de hacer el bizcocho tradicional que suele llevar esta tarta, el mío es de pistacho. Normalmente se suele utilizar crema de mantequilla para el relleno, pero como a mi me empalaga un poco, decidí hacer crema de merengue suizo con mantequilla. Y ponerle un toque de frambuesa. Porque si hay algo que me guste tanto o más que los frutos secos, son los frutos rojos. Y como el chocolate negro tampoco me emociona, opté por usar chocolate blanco tanto para la ganaché del relleno como para la cobertura. La tarta en si no es complicada, pero si muy laboriosa por todas las partes que hay que hacer. He perdido la cuenta de las veces que utilicé y lavé a mi pequeño esclavo (la amasadora)

Recomiendo hacerla en dos días. Primero el bizcocho, la ganaché y la crema de mantequilla, y el segundo el montaje y la cobertura. Eso, o ponerse a primera hora de la mañana y no salir de la cocina en todo el día. A continuación pongo los ingredientes para una tarta de unos 20x25 cm

Ingredientes

Bizcocho gioconda de pistacho 

6 claras
30g de azúcar (para montar las claras)
110g de almendra molida
110g de pistachos molidos
150g de azúcar
6 huevos
70g de harina
45g de mantequilla derretida

Ganaché de chocolate blanco

100ml de nata
200g de chocolate blanco

Crema de merengue suizo con mantequilla

100g de claras (unos 3 huevos)
200g de azúcar
150g de mantequilla a temperatura ambiente
15g de frambuesas liofilizadas


Jarabe de limón

100ml de agua
100g de azúcar
Zumo de medio limón

Cobertura espejo de chocolate blanco

85g de azúcar
105ml de agua
225g de chocolate blanco
210ml de nata
8g de gelatina en hojas

100g de chocolate blanco para la base del bizcocho

¿Os habéis asustado un poco con la lista de ingredientes? ¡Ánimo, que ahora llega la parte divertida! vamos poco a poco



Empezamos por el bizcocho:
Precalentamos el horno a 180º . Derretimos la mantequilla en el microondas y la dejamos templar

Batimos las claras a punto de nieve, cuando empiecen a tener volumen, añadimos los 30g de azúcar y seguimos batiendo hasta que estén a punto de nieve

Por otro lado batimos los huevos,el azúcar restante, la harina de almendra y los pistachos molidos unos 3 minutos. ¿Os digo un secreto? Mi intención era hacer un bizcocho con mucho sabor a pistacho y me había propuesto usar los 220g de pistachos, sin utilizar almendra.

Cuando llevaba pelando unos 80g de pistachos tuve una tremenda revelación...qué bien iba a quedar el bizcocho mezclando el pistacho con la harina de almendra que tenía por algún rincón del armario....y la cosa es que es cierto.
Con esta cantidad, el bizcocho tiene un sabor a pistacho muy bueno y un tono verde muy bonito. Y no mueres pelando pistachos....
A continuación añadimos la harina y batimos lo justo para que se integre con la mezcla
Añadimos las claras a punto de nieve. Utilizamos una espátula y realizamos movimientos envolventes, de fuera a dentro, intentando que las claras no bajen demasiado

Por último añadimos la mantequilla derretida
Ahora lo interesante sería dividir la mezcla en 3 planchas del tamaño de la tarta. Pero yo tengo una bandeja que es es bastante más grande, así que dividí la masa en dos partes y utilicé 1/3 de cara plancha para la capa del centro

Cubrimos la/s palncha/s con papel de cocina, extendemos la masa y horneamos unos 12 minutos. sacamos del horno, dejamos enfriar unos 10 minutos y pasamos la plancha de bizcocho a otro papel de horno a que termine de enfriar. Si hacéis el bizcocho de víspera, envolverlo en papel film para que no se seque

Ahora vamos con algo sencillo, el jarabe de limón
Simplemente poner en un cazo el agua, el azúcar y el zumo del limón. calentar hasta que hierva remover hasta que el azúcar esté disuelto

Otra cosa no muy complicada, la ganaché
Trocear el chocolate y dejarlo en un cuenco. Poner la mata a calentar. La retiramos del fuego en cuanto empiece a hervir y la echamos sobre el chocolate. Ojo, nunca se debe echar la nata hirviendo.

Dejamos reposar un minuto para que el chocolate se vaya derritiendo. A continuación mezclamos con unas varillas de cocina hasta que esté todo bien integrado. Lo dejamos reposar y cuando esté templado tapamos con film y lo guardamos en la nevera hasta que lo vayamos a usar. En ese momento volvemos a batir un poco hasta que tenga la textura de una crema tipo nocilla

Crema de merengue suizo con mantequilla
Voy  abreviar y pongo el enlace a la receta. La única diferencia son las cantidades y que esta además lleva la frambuesa liofilizada. La frambuesa hay que picarla en la batidora y se añade después de montar las claras y antes que la mantequilla.

Este es también el momento de añadir colorante, ya que la frambuesa casi no le va a dar color. Yo no soy muy fan de los colorantes, pero para esta tarta la crema con un tono rosa queda muy bonito
Crema de merengue suizo con mantequilla

Cobertura espejo de chocolate blanco
Como habéis visto en los ingredientes, esta cobertura lleva bastante gelatina, por lo que no se puede hacer la víspera. De hecho hay que hacerla con la tarta montada ya que si no se corre el riesgo de que solidifique antes de que hayáis terminado de poner capas
Hidratar en agua las hojas de gelatina
Trocear el chocolate blanco y dejar en un cuenco. Poner a hervir la nata. Retirarla del fuego y añadir al chocolate blanco (¿os suena esta parte?) Dejar reposar un minuto y batir con unas varillas de cocina
Por otro lado, ponemos el agua y el azúcar al fuego y dejamos hervir hasta  que el azúcar se disuelva por completo(seguro que esto también os suena)
Añadimos el jarabe al chocolate. Por último escurrimos las hojas de gelatina y las añadimos a la mezcla. Removemos muy bien para que no queden grumos de la gelatina. Es importante que la mezcla esté caliente para que la gelatina se disuelva bien, pero NO debe hervir

Montaje
Venga, ya casi hemos terminado
El primer objetivo es tener tres planchas de bizcocho del mismo tamaño. En mi caso hice dos, así que las partí en dos tamaños de 1/3 y 2/3 del total de la plancha. los trozos grandes los utilizamos para la capa de arriba y de abajo y los dos trozos pequeños para la del medio.

Yo hice el montaje directamente sobre el plato donde iba a servir la tarta. Recorté 4 tiras de papel de horno para cubrir los bordes del plato. El bizcocho se monta un poco por encima del papel, de manera que no se manche el plato. Cuando tenemos la tarta montada quitamos las tiras de papel. Gracias a mi compi Andrea  de Andreita come de todo por darme la idea.
Derretimos el chocolate blanco en el microondas. Se debe hacer a baja potencia y a intervalos de 1 minuto, parando para remover, hasta que esté totalmente derretido. Lo extendemos por la plancha de bizcocho que será la base de la tarta. Dejamos enfriar unos minutos en la nevera, hasta que esté totalmente duro. Esta va as ser la base de la tarta. Es decir, la capa de chocolate va abajo del toco, para dar un poco de consistencia al bizcocho.

Empapamos el bizcocho con el jarabe de limón y añadimos una capa de crema de mantequilla. Dejamos refrigerar una media hora. Así será más fácil montar la siguiente capa
A continuación montamos la siguiente capa de bizcocho utilizando los dos trozos pequeños. empapamos el bizcocho en jarabe y cubrimos con la ganaché. Recomiendo utilizar una manga pastelera ya que con la espátula corremos el riesgo de romper el bizcocho. Dejamos refrigerar otra media hora

Montamos la siguiente capa de bizcocho, empapamos con el jarabe y cubrimos con más crema de mantequilla. Dejamos refrigerar y mientras tanto preparamos la cobertura espejo
sacamos la tarta de la nevera, la colocamos (con el plato y todo) sobre una rejilla o bandeja y la bañamos con la cobertura. Sin miedo, dejad que escurra bien que luego ya lo arreglaremos
Dejamos que la cobertura cuaje del todo. En mi caso en media hora estaba perfecta. Ahora viene el momento crítico.

Hay que cortar los 4 bordes de la tarta para que quede bien recta y quitar la cobertura que se ha escurrido. Digo que es momento crítico porque hay que utilizar un cuchillo muy afilado y cortar con mucho cuidado para que las capas queden bien diferenciadas. hay quien dice que lo mejor en un cuchillo de sierra. Yo lo lo acabo de ver, así que utilicé un cuchillo jamonero (si, un cuchillo enorme y muy afilado) de manera que pude hacer el corte utilizando el cuchillo como si fuera una guillotina, sin necesidad de arrastrarlo, que es cuando podemos fastidiar el corte. Y después de tanto sufrimiento....veréis que ha merecido la pena porque la tarta es preciosa
En mi caso corté un trozo más pequeño en plan ración y por eso hay foto de tarta grande y foto de tarta pequeña. No hay foto de las decoraciones porque fue una cosa  que se me ocurrió a última hora y no sabía como iba a salir. ¡Las tuve que hacer un par de veces y aún así no son ninguna maravilla!



Y como cada mes, no os olvidéis de ver el resto de recetas del grupo. Estoy segura de que vamos a poder ver auténticas maravillas


Y un extra.¿Qué hacemos en Bilbao cuando nos sobra relleno? ¡Pues otra tarta! Siiii, después de la paliza de la tarta ópera me sobró bastante ganaché y crema de mantequilla (las cantidades que he puesto en la receta son más pequeñas que las que usé yo) Así que usé mi receta de magdalenas para hacer dos bizcochos de 15cm, los rellené con fresas y crema de mantequilla. La cubrí con la ganaché y más crema de mantequilla. Despues de ópera una cosita de nada. Y está super buena. Además era la excusa perfecta para estrenar este kit gatuno que me había comprado hace algo así como un año porque me pareció muy mono










Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...